El pasado 12 de agosto Colombia ganó medalla de oro en la última prueba del mundial de Atletismo Londres 2017, después de marchar 20 km, Éider Arévalo fue el primero en cruzar la meta a 1h:18:53, estableciendo nuevo record nacional. Durante toda la prueba Arévalo estuvo en el grupo de cabeza, respondió bien a los ataques de sus rivales y a falta de 500 metros se despegó del ruso Serguei Shirobokov de 18 años, quien cruzó la meta un segundo después.

Éider es de la vereda Paquies, entre Pitalito y Timaná Neiva, a los 9 años su mamá le dio permiso para participar en una competencia con niños de otros colegio, desde ese día empezó a ganar y se dio cuenta que lo suyo era la velocidad. Tres años después luego de participar en unos intercolegiados en prueba de marcha, decidió dedicarse por completo a ello.  A los 14 años, dejó la construcción por perseguir su sueño de deportista y se fue a vivir a Bogotá, ahí lo recibió una familiar que se convirtió en una segunda madre. En la actualidad Eíder tiene 24 años, comparte con su prima una habitación arrendada, económicamente recibe apenas para sobrevivir y difícilmente puede ayudar a su mamá y a su hermana, quienes viven en Pitalito.

Su primer título lo consiguió en 2009, cuando ganó los 5km marcha de los Juegos Intercolegiados en Armenia, luego fue campeón suramericano, panamericano y mundial de los 10km juveniles, con su poca experiencia se aventuró a participar en las olimpiadas del 2012, donde obtuvo un motivante puesto 20. Después llegaron sus dos títulos en mundiales juveniles: En Saransk, Rusia  y en Barcelona, España. En 2016, participó en sus segundos Juegos Olímpicos, terminando en la casilla 15.  Ahora su gran objetivo es una medalla olímpica en Tokio 2020, para conseguirla seguirá entrenando, como hasta ahora lo ha hecho, sagradamente todos los días sin descanso.