La avena es uno de los cereales más completos y saludables, es ideal para perder peso, fortalece nuestro corazón y limpia nuestro intestino. Cuando la consumimos estamos dándole a nuestro cuerpo vitamina E, B6 y B5, y además minerales como el hierro, selenio, manganeso y cobre.

Aporta energía: En la avena encontramos una de las mayores fuentes naturales de energía, consumirla al desayuno es ideal para empezar el día.

Beneficia al sistema sanguíneo y cardíaco: Por su gran variedad de ácidos Omega 3 y linoleicos previene y combate el colesterol malo, mejorando así las actividades del cerebro y del corazón.

Aporta proteínas esenciales: En la avena encontramos ocho aminoácidos esenciales siendo así una excelente fuente de proteínas.

Es anticancerígena: En su composición se encuentran los fitoquímicos capaces de reducir hasta en un 10% la probabilidad de sufrir de cáncer de colon y de mama. Este es quizá el mayor beneficio de comer avena a diario.

Ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre: Es muy recomendado que las personas con diabetes ingieran a diario avena para controlar así la digestión del almidón y mantener cierta estabilidad en los niveles de glicemia de su organismo.

Beneficia el sistema nervioso central: la gran variedad de vitamina B presente en este alimento, ayuda a mantener el sistema nervioso central en óptimo funcionamiento.

Ayuda a prevenir padecimientos de tiroides: Al contener una buena cantidad de yodo, ayuda a prevenir y combatir padecimientos relacionados a la tiroides.

Ayuda a prevenir la osteoporosis: Al contener gran cantidad de calcio, la avena  ayuda a cuidar el sistema óseo.

Favorece la digestión y adelgaza: La avena facilita el tránsito intestinal y evita el estreñimiento. Además, gracias a su alto contenido en fibra, funciona excelente al momento de limpiar las paredes arteriales, evitando el colesterol y la acumulación de cualquier tipo de grasas y toxinas en nuestro organismo. Así pues, la avena es excelente para aquellas personas que están realizando dieta.