El vinagre se elabora a partir de microorganismos que tienen la función de fermentar los azúcares y los convierten en ácido acético, además contiene agua, oligoelementos y saborizantes.

Cabe destacar que el ácido acético diluido por sí solo no se considera vinagre, pues este debe tener otros minerales, vitaminas y aminoácidos. El vinagre también debe incluir ácido gálico, catequina, epicatequina y ácido cafeico, así lo explica el portal Mundo Deportivo.

Uno de los vinagres más conocidos y usados en el mercado es el de sidra de manzana, también está el vinagre de arroz, el cual es menos popular, pero es más apetecido por ser más suave y ligeramente dulce.

Este ingrediente no es solo es muy utilizado por sabor, pues sus beneficios para la salud lo hacen ideal para consumirlo por su impacto positivo en la mayoría de los órganos del cuerpo.

Las funciones del corazón se pueden ver afectadas por el colesterol y la grasa depositada en el cuerpo, pero de acuerdo a algunas investigaciones se ha demostrado “que el vinagre de arroz puede retrasar la excreción de colesterol en las arterias y los vasos sanguíneos, ayudando a evitar afecciones cardíacas” que pueden generar los accidentes cerebrovasculares.

El vinagre de arroz también se puede usar calmar la inflamación en el intestino, “al mismo tiempo que promueven el movimiento peristáltico (una serie de contracciones musculares en forma ondulatoria que trasladan los alimentos a las diferentes estaciones de procesamiento del tracto digestivo) y las deposiciones normales”.

Los especialistas invitan a usar el vinagre de arroz en diferentes preparaciones para que el organismo pueda absorber nutrientes de otros alimentos como el calcio, potasio y vitaminas, los cuales aportan muchos beneficios para el cuidado de la salud.

Según el portal Healthline hay algunos estudios realizados en animales que sugieren que el vinagre de manzana puede reducir los niveles de colesterol y triglicéridos, además de otros factores de riesgo de enfermedad cardíaca.

Otros de los estudios que cita el mencionado portal demuestran que “el vinagre reduce la presión arterial en las ratas, que es un factor de riesgo importante para enfermedades cardíacas y problemas renales”.

También es importante destacar que la única evidencia en humanos fue un estudio observacional de Harvard que realizó una muestra con mujeres que determinó que al comer aderezos para ensaladas con vinagre “tuvieron un menor riesgo de enfermedad cardíaca”.

Healthline aclara que este tipo de estudio solo puede mostrar que hay una asociación, pero no se puede probar que el vinagre causó algún efecto para evitar el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas.

 

Los expertos mencionan que el vinagre hay que consumirlo como aderezo para ensaladas, también se puede diluir en agua y tomarlo como una bebida. “Las dosis comunes varían de 1 a 2 cucharaditas (5 ml a 10 ml) a 1 o 2 cucharadas (15 ml a 30 ml) por día”, indica Healthline.

Los especialistas aconsejan comenzar con unas pequeñas dosis y posteriormente ir aumentando la cantidad.

En Medline plus también advierten sobre los factores que hay de las enfermedades del corazón, por ejemplo la edad es un aspecto a tener en cuenta, pues, para los hombres de 45 años o más y las mujeres de 55 años o más, existe un mayor riesgo.

La historia familiar es otro tema para tener en cuenta, pues hay un mayor riesgo si un pariente cercano “tuvo una enfermedad cardíaca a una edad temprana”, indica Medline plus.

Otro factor de riesgo para sufrir enfermedades cardiovasculares es el sobrepeso u obesidad, la cual siempre ha estado ligada a afectaciones en el corazón, por esta razón los expertos aconsejan llevar una dieta saludable y la práctica de actividad deportiva para mantener a raya el peso ideal.